El agua en el lenguaje de los sueños es uno de los elementos más significativos. De forma general, simboliza la vida, los sentimientos, la vida interior de las personas.

Cuando el agua es clara y limpia anuncia una vida larga y feliz.

El agua mineral simboliza convalecencia para el soñador, pero mejoría de la salud.

Si el agua es bendecida se refiere a buena salud física y espiritual.

En el caso de estar el agua sucia o estancada, pronostica desgracias de carácter sentimental, también puede indicarnos pérdida de libertad.

Si el agua se presente amarga o turbia, anuncia una posible enfermedad.

Si está negruzca, indica un matrimonio mal avenido.

Si recibimos agua en un recipiente, significa buena salud.

Recibir agua y guardársela sin beberla, indica avaricia.

Si nosotros llevamos agua a otra casa recibiendo dinero, se interpreta como que estamos vendiendo nuestra propia honradez.

Si la llevamos sin cobrar, demuestra piedad y religiosidad.

El agua de lluvia pronostica abundante cosecha salvo que empape la tierra y desaparezca rápidamente, entonces indica pérdida de bienes y humillaciones.

Si caen goteras en una casa sin que esté lloviendo anuncia tristeza en esa casa.

Si sólo es una gotera, lo que anuncia son sufrimientos y peligros para el soñador.

Ver manar una fuente de agua dentro de una propiedad del soñador anuncia gran prosperidad material acompañada de buenos sentimientos.

Caminar sobre el agua nos dice que estamos atravesando un periodo peligroso en nuestra vida.

Si nos hundimos, corremos grave peligro.

Si el agua es apacible y tranquila significa felicidad.

Si nos miramos en el agua y nos reflejamos claramente, indica que conseguiremos la riqueza y si nos refleja más bellos de lo que somos en la realidad, encontraremos amor en los demás.

Beber agua fría presagia una vida saludable.

Bañarse en agua fría presagia incomprensión. Templada felicidad y muy caliente separación o divorcio.

Ir al Diccionario de los Sueños